Blog - 26 de junio 2019

El casco antiguo de Marbella, rutas imprescindibles desde Puerto Azul (2ª parte)

Ya a las puertas del Casco Histórico de Marbella nos encontramos con el Parque de la Alameda, que cuenta como eje central con una gran fuente donde por las noches nos presenta un bonito espectáculo de chorros de agua e iluminación, rodeada de una exuberante vegetación de palmeras, arboles, hermosos bancos de azulejo andaluz y sombra por todas partes.

Una vez aquí debemos cruzar la Avenida Ricardo Soriano, eje central de Marbella , para irrumpir en el Casco Antiguo, o lo que es lo mismo, en el pasado y en los orígenes de Marbella, donde aún se puede respirar ese sabor marinero y su influencia árabe que queda reflejada en unas callejuelas estrechas siempre vestidas por flores que las inundan. Un hermoso paseo que va alimentando nuestra vista a cada paso.

Para ello nos adentramos por la calle Huerta Chica y continuamos por las concurridas calle del Peral y calle Ancha, donde paseando sin prisas entre tiendas de artesanía local, encontramosviviendas nobiliarias, algo que atestiguan los blasones de sus fachadas, grandes balconadas y una decoración notable, hasta la Ermita del Santo Cristo, una de los templos más antiguos de Marbella, que fue construida en la segunda mitad del siglo XVI como parte del antiguo Convento de los Franciscanos, consta de una sola nave y en su interior destaca el coro y la columna toscana que se hunde en la pila bautismal así como un magnífico retablo de madera policromada que data del siglo dieciocho y que está situado en el Altar Mayor.

Retornamos por la misma calle y en su inicio nos desviamos por la plaza de Puente Ronda y callejeamos hasta la Plaza de Los Naranjos, el camino para llegar hasta la plaza es toda una experiencia en sí mismo. Hay que atravesar un laberinto de calles estrechas y callejones sinuosos repletos de tiendas, edificios antiguos y terrazas, que llevan inequívocamente hasta ella. En la Plaza de los Naranjos se respira un ambiente fabuloso. Las terrazas y los bares de la plaza se llenan de gente comiendo, charlando y disfrutando de este rincón único de la ciudad marbellí.

Esta plaza es pues el centro neurálgico del casco antiguo, donde después de la toma de Marbella por parte de los Reyes Católicos, se ubicarían, además de la ya existente ermita de Santiago, el Ayuntamiento, de estilo Renacentista, donde en una de sus fachadas aparecen placas conmemorativas que recuerdan la reconquista de la ciudad, los mesones, la cárcel, la Casa del Corregidor, y varias grandes mansiones. Además es el lugar donde se encuentra la oficina de turismo. Su horario es de Lunes a Viernes de 9.00h a 21.00h y Sábados de 10.00h a 14.00h. Esta bella Plaza debe su nombre a los numerosos naranjos que la envuelven.